Borges contra las competencias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Borges contra las competencias

Mensaje por saurau el Mar Mar 26, 2013 10:12 pm

Esto lo extraigo del libro Siete conversaciones con Jorge Luis Borges, de Fernando Sorrentino (1972):

"Lo que yo encuentro sobre todo malo en los deportes es la idea de que alguien gane y de que alguien pierda, y de que este hecho suscite rivalidades. Y hasta sospecho que la mayoría de la gente que dice que le interesa el football, no le interesa nada, puesto que, si le interesara, no le importaría quién gana o quién pierde. Que creo que es lo que pasa con el ajedrez. Hay ciertas partidas de ajedrez que son famosas, y no importa mucho quién haya vencido finalmente. En cambio, yo me encuentro con personas que me dicen: "Me gusta el football". Pero resulta que no: lo que ellos quieren es que gane tal o cual cuadro, lo que me parece del todo ajeno a la idea del juego en sí. Y eso pude notarlo cuando hubo un famoso partido entre orientales y argentinos: las personas, antes de que se jugara, ya pertenecían a un bando o a otro, lo cual me pareció rarísimo, puesto que, antes de haber jugado, ¿cómo podían saber quiénes iban a jugar mejor o peor, quiénes iban a ser más fuertes o más hábiles? Pero todo esto, por supuesto, es fomentado comercialmente. En algún tiempo pudo haber correspondido a una rivalidad entre los barrios: actualmente, creo que no, porque los jugadores ni siquiera pertenecen a los barrios de cada cuadro, sino que los venden o los compran. Es del todo casual. No creo que todos los jugadores de Chacarita Juniors, por ejemplo, hayan nacido en la Chacarita."

Le doy la razón. Muy observador. Yo diría que hoy por hoy, el interés por el JUEGO del ajedrez es mínimo. Sólo se interesan por el ajedrez los profesionales, y diría que también los desarrolladores de "engines" (Fabien Letouzey, Dr. Robert M. Hyatt, Mark Uniacke, Tord Romstad, Christophe Théron, Christian Barreteau, Stefan Meyer-Kahlen, Ed Schroeder, etc.). A los aficionados sólo les importa el resultado, los puntos. Para el amateur, el juego en sí está en segundo lugar, si es que ocupa algún puesto en su mezquina jerarquía de valores. Ante todo está la competición: ganar como sea, anotarse el punto.

Borges amaba tanto este juego, que se hizo socio del Club Argentino de Ajedrez, pero en calidad de simple espectador... ciego.

El libro de Sorrentino pueden conseguirlo acá:

http://ebiblioteca.org/?/ver/29496

O acá:

http://www.quedelibros.com/libro/37481/Siete-Conversaciones-Con-Borges.html

saurau

Cantidad de envíos : 488
Edad : 51
Localización : Siempre en la Luna
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Borges contra las competencias

Mensaje por saurau el Mar Mar 26, 2013 10:22 pm

PD: Ya sé, ya sé. Me van a venir con que "competir es bueno", y me recordarán que la rivalidad cumple un rol crucial en la formación del carácter, etc. Sí, de acuerdo, pero creo que el juego, lo lúdico, es aún más importante que la competición. Es un valor superior, que por desgracia está devaluado, como señaló Borges hace ya 40 años... Recuerden que el ajedrez mereció el título de Noble Juego, y que "noble" significa ausencia total de cálculo interesado: todo lo contrario al sentido de "competencia".

saurau

Cantidad de envíos : 488
Edad : 51
Localización : Siempre en la Luna
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Borges contra las competencias

Mensaje por ARGENTINO el Miér Mar 27, 2013 2:54 am

La naturaleza e instintos son muy poderosos.

Muchas veces escuche "El ajedrez es un juego de caballeros" ...

Eso fue antes?

_________________
avatar
ARGENTINO
Coordinador

Cantidad de envíos : 1067
Edad : 43
Localización : Adrogue, Buenos Aires. argentina
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://www.peonocho.servegame.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Borges contra las competencias

Mensaje por saurau el Miér Mar 27, 2013 5:08 am

Aún hay caballeros, pese a todo. Pero, como dije, es más común en la elite, entre los profesionales. Daré un ejemplo concreto, muy reciente. Vino a la Argentina el ex campeón mundial Veselin Topalov, no sólo a dar simultáneas y conferencias, sino también para jugar. Participó en dos "abiertos", uno en San Isidro y el otro en Villa Martelli. No ganó en ninguno de los dos (los ganadores fueron Federico Pérez Ponsa y Diego Flores, respectivamente). ¿Cómo es posible que un jugador de más de 2700 de ELO no se haya alzado con el triunfo en ninguno de estos modestos torneos? La respuesta es simple: Topalov se comportó como un caballero, pues mantuvo un deliberado perfil bajo para no abusar de las circunstancias. He aquí su declaración en rueda de prensa:

"Alguno podrá decir que perdí el espíritu deportivo, pero lo cierto es que habiendo premios en pesos me pareció incorrecto que me quedara con algunos de ellos; he cobrado un cachet por esta visita y para algunos jugadores argentinos estos premios resultan de vital ayuda para sus carreras."

Aunque parezca mentira, este tipo de decisiones se ve muy seguido entre grandes maestros. En cambio, yo no veo nunca caballerosidad en los servers online. Se me dirá que exagero, porque también entre aficionados hay respeto por las reglas, obediencia del reglamento, etc. ¡Pero es, precisamente, que lo ético nada tiene que ver con atenerse a las leyes! La conducta ética no es corrección, legalidad... Antígona, la heroína de Sófocles, es un ejemplo de conducta ética, siendo que ella viola las leyes estatales. Ella es incorrecta, incluso una revoltosa. La cosa es al revés: casi siempre son las "ratas", los miserables, los que se ajustan a las normas y justifican su conducta apelando a las leyes. Podrán ser legales, sí, y hasta ejemplos de corrección, pero de caballeros no tienen nada. Al contrario. Eso sí: se anotan muchos, muchos puntos...

PD: Ojo, no digo que entre profesionales no haya ratas, también. Las hay, porque las hay por doquier.
Recuerdo aquel masters de Bilbao, cuando Vallejo Pons le ganó a Nakamura milagrosamente, una partida totalmente perdida para el español... Nakamura se había alejado de la mesa, rumbo a los expendedores de bebidas, y lo hizo antes del primer control (o sea: antes de efectuar su jugada 40). Creyó que sí, por supuesto, y por eso se fue confiado a beber algo. El hecho es que sólo había hecho 39 jugadas. Cuando Pons llegó a su propio control, efectuando su jugada 40, pulsó su reloj e hizo correr el de Nakamura, que estaba lejos, distraido. No lo llamó, no le hizo la menor advertencia. Ningún gesto, nada. Así, Nakamura no llegó a tiempo al primer control, y perdió la partida de inmediato, teniendo posición ganadora. Vallejo Pons se atuvo al reglamento, pero recuerdo sus ojos en la rueda de prensa, cuando justificó su conducta. Ojos de vergüenza.

Vallejo Pons actuó conforme al reglamento. Fue muy correcto. Ganó en buena lid. Consiguió el punto muy legalmente.

Pasó por alto todas las leyes de la caballerosidad. Nakamura no le estrechó la mano al firmar la planilla.


saurau

Cantidad de envíos : 488
Edad : 51
Localización : Siempre en la Luna
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Borges contra las competencias

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.